Amig@ que visitas esta página

Te damos la más cordial bienvenida a esta bitácora, dedicada a la Santísima Virgen María y a Su Divino Hijo Nuestro Señor Jesucristo. Te pedimos que te unas a nuestra cadena de oración permanente, con oraciones, rosarios, misas, meditaciones, ayunos, etc., lo que desees y puedas hacer, por nosotros, por ti y tus necesidades y angustias, y sobre todas las cosas, por la paz del mundo entero y la paz de tu país. Nunca olvidemos dar las gracias a Dios, porque es Él la Fuente Inagotable de todos los milagros...
Los Amigos de la Fundación María Ecuménica

sábado, junio 13, 2009

Venezuela, República del Santísimo Sacramento


En 1892, Su Excelencia Monseñor Juan Bautista Castro, consagró a Venezuela al Santísimo y Divinísimo Sacramento del Altar, es decir, al Preciosísimo Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de Jesuscristo Verdaderamente presente en las especies del pan y el vino consagrados en el sacrificio de la Santa Misa. En estas fechas que se celebran las fiestas y manifestaciones del Corpus Christi en nuestro país, es bueno y pertinente que recordemos y repitamos con fervor esta consagración.

ACTO DE CONSAGRACIÓN DE LA REPÚBLICA DE VENEZUELA AL SANTÍSIMO Y DIVINÍSIMO SACRAMENTO DEL ALTAR

Soberano Señor del Universo y Redentor del mundo, clementísimo Jesús, que por un prodigio inenarrable de tu caridad te has quedado entre nosotros en este Sacramento hasta el fin de los siglos; aquí venimos a tus pies a proclamarte solemnemente y a la faz del cielo y de la tierra, nuestro único Rey y Dominador Santísimo, a quien consagramos todos nuestros afectos y servicios, y en quien ponemos todas nuestras esperanzas. Tú eres nuestro Dios, y no tendremos otro alguno delante de Ti. En tus manos ponemos nuestra suerte, y con ella los destinos de nuestra Patria. Mucho te hemos ofendido, y como el hijo pródigo, hemos disipado en los desórdenes tu herencia. Perdónanos, que ya volvemos con espíritu contrito a tu casa y a tus brazos. Recíbenos, Salvador nuestro, y concédenos que venga a nosotros Tu Reino Eucarístico. Levanta bien alto Tu Trono en nuestra república, a fin de que en ella te veas glorificado por singular manera, y sea honra nuestra, de distinción inapreciable, el llamarnos VENEZUELA, LA REPÚBLICA DEL SANTÍSIMO SACRAMENTO.
Te entregamos cuanto somos y cuanbto tenemos. Cubre nuestra ofrenda con tu mirada paternal, y hazla aceptable y valiosa en Tu Divina Presencia. Una vez más te pedimos que nos recibas, que no nos deseches, y que este acto de nuestro y de nuestra gratitud sea repetido cada vez con mayor fervor, de generación en generación, mientras Venezuela exista, para que jamás la apartes de Tu Sagrado Corazón. Que así sea para nuestra vida y por toda la eternidad, por los siglos de los siglos. Amén

No hay comentarios.:

Amor Eterno (Mi Virgen Bella) cantado por Marianella Oráa

Venezuela, Tierra de la Santísima Virgen María